Salud: ¿qué riesgo implica tener los linfocitos altos?


Antes de entrar en materia sobre lo que significa tener los linfocitos altos es importante saber qué son y para qué sirven, teniendo en cuenta que desempeñan un papel fundamental en el organismo. Los linfocitos son una especie de leucocitos, también llamados glóbulos blancos.

Dentro de sus funciones podemos destacar dos tipos de leucocitos: la primera de ellas son los fagocitos que son células que devoran a los organismos invasores. Por otro lado, los linfocitos son células que ayudan a que el organismo reconozca los invasores y de una orden al organismo para que los destruya.

Algunos de estos entran al torrente sanguíneo, mientras que otros se mueven a través del sistema linfático que ayudan a proteger al cuerpo de las infecciones externas. Tener muchos linfocitos podría llegar a ser causal de las situaciones que mencionaremos más adelante.

Por ahora, un nivel de linfocitos superior al 45% se considera irregular, patología denominada linfocitosis. Esta anomalía la podemos obtener debido a resultados de un análisis de sangre, por eso la importancia de asistir al médico y hacerse chequeos constantes para verificar que internamente nuestro organismo tenga un buen funcionamiento.

Ahora sí, hay muchas situaciones o causas posibles para que haya un aumento en los linfocitos. Enfermedades como la varicela, la tuberculosis o incluso la gripa pueden aumentar estos microorganismos, lo cual indica que el sistema inmune está atacando constantemente afecciones que se presentan muy a menudo en nosotros.

Así, la solución más viable ante esto es consultar con un médico, ya que él puede determinar con mayor precisión por qué la presencia de tantos linfocitos en el organismo y cuál es el procedimiento más adecuado para disminuirlos y mantener un buen funcionamiento del cuerpo. Lo importante realmente son los chequeos médicos, puesto que en la mayoría de ocasiones llegar a este tipo de resultados es muy difícil.








Powered by