Grasas saludables vs grasas saturadas: ¿cuál debemos consumir?


En la mayoría de alimentos vamos a encontrar la presencia de la grasa. Éstas se definen como un suministro de energía al organismo en los ejercicios aeróbicos de larga duración pero de poca intensidad. A pesar de estar en alimentos con bajo contenido en calorías, las grasas son necesarias no sólo para cocinar los alimentos, sino que también son fundamentales para el organismo.

La importancia de estas radica en saber diferenciarlas, ya que el consumo desmesurado de estas puede traer graves consecuencias para la salud, afectando la sangre y en especial el sistema cardiovascular. Por esta razón, existen dos tipos de grasas: las saturadas e insaturadas o saludables.

Las grasas saturadas son las más perjudiciales para la salud ya que propician el aumento del colesterol en la sangre. Los alimentos de origen animal como el pollo, la carne o el cerdo son los que contienen este tipo de grasas.

Por otro lado, las grasas insaturadas provienen de los vegetales y aquí es donde tenemos el aceite de oliva, la semilla de girasol e incluso el aguacate. La característica más importante de las grasas insaturadas o saludables es que su consumo representa un plus o un beneficio para la salud, puesto que reduce los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, así como produce efectos cardioprotectores, haciendo que los vasos sanguíneos se dilaten para mejorar la presión sanguínea y la circulación.

Las insaturadas contienen vitamina E que funciona como antioxidante en el organismo. Aunque tenemos varios beneficios de este tipo de grasas, lo cierto es que para obtenerlos es necesario consumirlas, preferiblemente, en crudo.

Así, lo importante es saber diferenciar los tipos de grasa que obtenemos de los diferentes alimentos, con el fin de conocer qué efectos tienen en nuestro organismo y cómo podemos aprovechar sus propiedades para nuestra salud e incluso en pro de nuestro rendimiento deportivo.








Powered by