¿Día lluvioso y de viento? Sácale provecho para mejorar tu entreno


Que la lluvia con los fuertes vientos no sean un impedimento para tu entreno. A pesar que el viento es uno de los factores externos que influyen en nuestro entrenamiento o incluso en una competencia, y que puede modificar el ritmo o el rendimiento, es importante aprovechar esta situación para sacar un entrenamiento óptimo, sin darle mayor importancia las condiciones climáticas.

El viento y la lluvia no son un enemigo, todo lo contrario, estos elementos pueden ayudarnos a ser mejores y fortalecernos para cuando debamos enfrentarnos a ellos en una competencia. Podrían ser nuestros aliados para mejorar tiempo, para aumentar nuestra resistencia, y ser veloces a pesar que el viento esté en contra nuestra. Es importante estudiar el recorrido y saber si queremos empezar terminar con el viento en nuestra contra.

Ahora bien, cuando realizamos entrenamientos al aire libre generalmente los hacemos de forma circular, de tal modo que en un momento dado podremos encontrarnos con el viento en nuestra contra y en otra con el viento a nuestro favor. Lo mejor aquí es analizar cuál parte queremos que sea la más dura, es decir, en cuál parte del entreno queremos que el viento esté en nuestra contra y en cuál queremos que el viento nos empuje hacia adelante.

Por otro lado, correr con el viento en nuestra contra podría llegar a desmoralizarnos mucho. Por eso necesitamos hacer un buen entrenamiento mental, que nos den la impresión que a pesar que estamos haciendo un esfuerzo mayor por seguir adelante, lo que verdaderamente estamos entrenando es la resistencia, poniéndonos como objetivo que sin portar las condiciones climáticas, podemos sacar el entrenamiento adelante. Podemos usar estos días nublados, de viento y lluvia para realizar un entrenamiento mental que nos prepare para la verdadera competencia.

Finalmente, necesitamos proteger el cuerpo de forma adecuada para evitar alguna complicación de salud. Según estudios, la parte del cuerpo más sensible ante el viento son los oídos. Así, podemos usar un gorro o cachucha que los proteja. No olvidemos tampoco los ojos, puesto que es muy fácil que el polvo entre en ellos, por lo cual podemos usar unas gafas adecuadas para el running que nos permita visualizar claramente el recorrido.








Powered by